Saltear al contenido principal
Alcanza Tus Metas De Salud Con SMART

Alcanza tus metas de salud con SMART

Alcanza tus metas de salud con el principio SMART

Todos sabemos que para regular o evitar problemas como la diabetes y la hipertensión, es necesario cambiar hábitos y apostar por estilos de vida más saludables. Sin embargo, nada de eso es posible si antes no hay un trazo honesto de las metas, y quizá ahí, radica el origen del problema que te hace nunca empezar o abandonar el camino. “Me doy buenos consejos a mi misma, pero rara vez los sigo” diría Alicia del País de las Maravillas.

Metodología SMART para alcanzar tus metas de salud

Es importante contar con un método que nos ordene para diseñar un plan de cambio de vida. La propuesta es utilizar la metodología SMART, atribuida a George T. Doran. SMART (que quiere decir inteligencia en inglés), y consiste en un acrónimo de “inteligente” compuesto con los siguientes adjetivos: Specific (específico), Measurable (medible), Achievable (alcanzable), Relevant (relevante) y Time-bound (delimitado en el tiempo). Veamos cómo ponerlo en práctica con 6 consejos:

1. ESPECÍFICO. Un verdadero desafío no debe ser confuso o ambiguo. No sirven las metas del tipo: “Haré ejercicio siempre que pueda en la oficina” o “comeré menos”. Algo que te puede ayudar a redactar un desafío de forma específica es responder a las siguientes preguntas: ¿Qué deseo alcanzar y por qué? Un buen ejemplo sería decir: “Tengo una niña pequeña y no me parece justo que no llegue a su boda ni después viva para disfrutar a mis nietos”. Entonces, la meta específica será bajar 5 libras por semana hasta alcanzar el peso ideal.

2. MEDIBLE: Solo cuando un plan se puede evaluar, permite hacer un seguimiento correcto y correcciones en el camino. Hay que definir primero las variables que voy a medir, si se tratará de libras, kilos, tallas, kilómetros, sentadillas, etc. Y las preguntas a responder son ¿cuánto? o ¿cuántos?

Revisar la redacción de tu reto y si es específico y medible, cualquiera que lo lea, debería entender exactamente lo mismo. Por ejemplo: “Saldré a caminar los lunes, jueves y sábados, al menos durante cuarenta y cinco minutos”.

3. ALCANZABLE: Un pensamiento sabio reza: “El auto-engaño sube el auto-estima”. Aún cuando un objetivo esté bien definido, si la distancia con tu situación actual es formidable, tampoco podrás alcanzarlo. No debo decir, por ejemplo, “mi meta es que mañana correré la Maratón de Boston”, si aún no puedo correr ni dos cuadras sin fatiga. Quizá sea más realista preguntarse: “¿Dado mis largas jornadas de trabajo, en verdad dispondré de cuarenta y cinco minutos para caminar?” Si la respuesta honesta es negativa, reformula el plan y hazlo viable.

4. RELEVANTE: Aquí las preguntas que conviene hacerse son del tipo: “¿El desafío me motiva lo suficiente?”, “¿Es importante el cambio para mí?” Recuerda que lo que es importante para una persona, no necesariamente, lo es para otra. Solo uno sabe qué sucederá si no adelgaza, sino cambia de hábitos alimenticios y sino se empieza un plaza de ejercicios diario.

5. DELIMITADO EN EL TIEMPO: Se dice que “una meta es un sueño con fecha límite”, por eso se debe evitar dar largas innecesarias a los esfuerzos. Delimito en el tiempo cuando me digo: “Voy a privarme de pastas y azúcares hasta que haya alcanzado mi peso ideal”. Una vez se logré el objetivo, puedes cambiar tus planes para darle mantenimiento a lo alcanzado. Una de las pregunta más importante a responder será: ¿Cuándo debo alcanzar mi meta?

Una táctica útil puede ser partirla en pedacitos, o sea disponer de puntos intermedios. En las etapas ciclistas, una meta volante es una línea colocada en ciertos lugares a lo largo del recorrido. No es la meta final, sino un lugar que otorga puntos al ciclista que pasan por allí. Póngase pequeñas recompensas.

Ponte en marcha para mejorar tu salud y logra tus Metas de Salud

Después de tener un plan SMART, solo queda un consejo más: ¡Ponte en marcha! En un hospital se realizaron 100 encuestas a ancianos que estaban a punto de morir cuál era el mayor arrepentimiento de su vida. Casi nadie se arrepintió de lo que había hecho durante su vida, sino de lo que dejaron de hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.